martes, 21 de julio de 2009

TRANSALPINA en MTB (Garmisch – Lago di Garda)


  Nuevamente nos decidimos por los Alpes, y por algo será, no?. En 2007 disfrutamos muchísimos de los paisajes, de los pueblos y de las gentes, así que nos animamos a repetir, pero esta vez haciendo la ruta Trans-Alpina por una de sus vías más "tradicionales" de Garmisch a Lago di Garda, pero haciendo nuestras pequeñas variaciones previas, y alguna sobre la marcha obligados por la meteorología y nuestras pocas ganas de mojarnos.

Hasta ese momento no encontramos ninguna guía sobre el viaje, pero desde junio de 2014 la Editorial Desnivel ha publicado una guia de la ruta TransAlpina, en la que se tendremos infinidad de información complementaria muy útil para nuestro viaje.



Desde alojamientos, consejos en la planificación, información cultural de los puntos por los que pasamos y que no nos debemos perder en cada etapa...., así como un track totalmente depurado. Un muy buen complemento incluso si queremos hacer alguna variante sobre la ruta planteada y apreciar aun mejor, si cabe, los paisajes por los que discurre nuestro viaje.


 

Una vez finalizado el viaje puedo asegurar que ha sido espectacular, todos los días entre montañas, bosques, pueblos con encanto, gentes agradables y coincidiendo con bastantes bikers (al parecer en agosto se llega a convertir en un "Camino de Santiago" por los Alpes de lo concurrido que está)

Este año el viaje la "expedición" la formamos Javier (que se quita la espina de los Alpes, después de que en 2007 a sólo dos días de la salida se lesionara y no pudiera venir),

Daniel (otro de los fijos, que nos sorprende a todos con la modernización en su equipación. Se ha puesto pedales automáticos, se ha comprado unas zapatillas para la bici y por fin se ha comprado una bici en condiciones),

Tony (le recuperamos para el cicloturismo, no se apuntaba desde la Transcantábrica, y viene con ganas de dar algo de guerra) y

Enrique, o sea yo (que como todos los años me encargo de cerrar el grupo en todas las subidas y que me siguen invitando porque llevo el gps). Santi que también se había implicado mucho en la organización y le apetecía mucho hacer el viaje se queda en tierra por motivos laborales (una baja importante).



 
ETAPA 1
 
Garmisch- Imst
73,5 km

Iniciamos el viaje después de haber pasado la noche en Munich y haber recorrido toda la ciudad en bici ( ¡casi 20km ! ). Madrugamos y cogemos el tren dirección Garmisch. Durante el trayecto aprovechamos para hacer los últimos ajustes a la bici, para charlar un poco de las expectativas del viaje mientras observamos desde las ventanas como se acercan los Alpes.

En Garmisch nos encontramos con una concentración motera que le da mucho ambiente, así como a muchos ciclistas que, también van a iniciar la Trans-alpina. Nos acercamos al mítico estadio de Salto de Esqui en Garmisch donde empezamos formalmente la ruta previa ingestión de un perrito.

Los primeros kilómetros son tranquilos y de toma de contacto hasta que llegamos a las inmediaciones del Lago Eibsee, el cual nos depara unas excelentes vistas y fotografías explendidas para el recuerdo. Ya desde el principio Javi se destaca como el más fuerte de todos y yo a la cola del grupo.

Nada más iniciar la última subida del día paramos a tomar unos bocatas y descansar un poco mientras miramos las nubes que se nos echan encima (en pleno mes de julio hemos tenido una borrasca encima de nuestras cabezas durante toda la semana, lo que nos ha obligado a mirar al cielo cada dos por tres).


Después de la subida descenso y llaneo por pistas y por carril bici. Tenemos una tormenta por detrás y otra por delante; nos estamos librando de la lluvia de milagro aprovechando una de esas "ventanitas" que iremos buscando todos los días.

Entramos a Imst por la parte alta del pueblo por un sendero muy agradable que cogemos en Tarrenz. Luego tenemos que subir hasta nuestro apartahotel, que está un poco alejado del pueblo, pero que es un sitio bastante agradable y bien atendido y a las 19:45 cenando como unos campeones. Y luego charla agradable hasta las 22:30 hora a la que decidimos ir a dormir. Tony utiliza un sistema muy particular para secar la ropa (encendiendo la placa del a vitrocerámica) que le cuesta la perdida de un calcetín.
 
Ver álbum completo
 
ETAPA 2
 
Imst - Ischgl
58 km


 
La mañana la empezamos con un buen desayuno y dando una buena limpia y engrase a las bicis. La etapa de hoy es la más corta y con menos desnivel de todo el viaje, pero conviene no forzar que al día siguiente la etapa va a ser muy dura. Los primeros 20 kilómetros son muy tranquilos retomando el cauce del Inn, donde vemos todo tipo de artilugios para llevar a niños en la bici, equipaje... Estamos en el Tirol e iremos disfrutando de los pueblos con su arquitectura típica, casas con balcones y tejados de madera, flores en los balcones...una auténtica preciosidad.

La bajada hasta Perfuchsberg es técnica y tendremos que desmotar de la bici, pero en el pueblo están de fiesta con toda la gente vestida con trajes típicos, carpa con comida.... y como no decidimos parar a comer allí mismo.

Luego iremos remontando el cauce del río, esta vez por caminos y en muchas ocasiones senderos que a veces se alejan del río monta arriba y otras veces se juntan a el; el recorrido es divertido y bonito. Así llegamos hasta Ischgl, pueblo típico de esquiadores, muy muy pijo y muy bien preparado para el turismo de invierno en el que hay un concierto en vivo al cual nos pasamos tras la cena.


Empezamos a hacer acopio de información de rutas alternativas (hay muchos folletos en el hotel) transporte público (especialmente Daniel, gran amante de dicho medio de transporte en días de lluvia) y nos emplazamos a las 8:30 para desayunar y en función de como amanece el día tomar la decisión oportuan.
Nos hemos vuelto a librar de la lluvia a pesar de que nos ha estado amenazando durante todo el día. Por la noche (21:45 aprox.) nos damos un paseo por el pueblo y parece un pueblo fantasma, no hay nadie por las calles todo completamente vacío. Las previsiones del tiempo para el día siguiente no son nada positivas, más bien "diluvio".
 
  Ver álbum completo
 
ETAPA 3
 
Ischgl – S-Charl
69,7 km


 
Como era de esperar el día amanece lloviendo y con frío. Yo que soy optimista (o como diría Daniel, como método de presión) bajo vestido de "romano". Empieza a tomar fuerza la opción de ir en autobús hasta Santa María o ir por carretera. Seguimos asomados al ventanal del hotel viendo que todo está encapotado y no parece que mejore, pero al mismo tiempo vamos contando ciclistas que se animan a subir. 

En el hotel nos indican que seguirá así todo el día y que además en el collado la temperatura era de 3-4 ºC (lo cual luego sufriremos). Daniel apuesta por el autobús, Javi tiene dudas pero se inclina más por el autobús y Tony le apetece subir pero el frío del collado le echa un poco para atrás, el único decidido a subir soy yo.
 
Nos vestimos y cuando salimos ha dejado de llover, tenemos a los astros de nuestra parte jejeje. La subida es muy dura, de las más duras que recordamos en viajes cicloturistas, lo que hace que el grupo se estire. 

Arriba hace un frio del carajo (- 3ºC). Javi se pone toda la ropa que lleva encima para abrigarse, creo que hasta el pijama. La bajada con bastante pendiente exprime al máximo nuestros frenos y hay un tufillo a "ferodo" de cuidado.

Después difrutamos de una laaarga bajada en busca de algún sitio para comer, el cual no encontramos hasta llegar a Sur- En (una pizzeria en la que comemos muy a gusto y disfrutando de unos rayos de sol que por la mañana ni pensábamos que aparecerían).
 
Llegamos a Scuol y desde aquí se parte el grupo, suben Javi y Daniel por delante y Tony esta vez se queda haciéndome un poco de compañía. El pueblo de S-Charl (cuatro casas contadas) es muy acogedor y situado en un enclave de lujo.
 
Nos hemos mojado un poco, pero para como amaneció el día ha sido muy poco. Nos pegamos una muy buena cena y paseíto por el pueblo. A dormir que nos lo hemos ganado!
 
ETAPA 4
 
S-Charl - San Carlo
70 km




¡No puede ser, otra vez lloviendo!, como el día anterior amanece lloviendo y con 9ºC. Volvemos a quedar para tratar el tema y ver opciones así como esperar un poco a ver si deja de llover, pero son las 9:30 y sigue lloviendo, las 10:00 y lo mismo. Daniel ya ha tomado una decisión, el no se va a mojar y se va en autobús.

Esta vez Javi y Tony son más partidarios de esperar un poco y hacer en bici al menos el Pass de Constains y luego en Santa Maria decidir, yo soy de la misma opinión, pero es una pena porque hoy seguramente sea la etapa mas bonita de toda la ruta.
 
Son las 10:45 y Daniel está subido al autobús y el resto vistiéndonos para salir en cuanto haya un pequeño claro. De repente....deja de llover!!!, Daniel se baja del autobús que no ha arrancado y salimos todos corriendo para aprovechar la "ventana".

En la subida por pistas, muy bonita y agradable coincidimos con dos alemanes ("federer" como llamamos a uno por su gran parecido) con los que coincidiremos en varias etapas.
 
La bajada es muy rápida y necesitamos reponer fuerzas, para afrontar la segunda subida del día, también exigente. Desde Santa Maria son casi 800m de desnivel, pero merece la pena. Nos adentramos en Valmora que ya recorrimos en 2007 pero en sentido contrario y para mi uno de los tramos más bonitos y expectaculares de todo el viaje. Rodaremos casi 20km a una altitud de 2.000m por un paisaje alpino de ensueño.

Por desgracia nos cae un tromba de agua y nos deja calados en unos segundos obligándonos a parar y buscar cobijo en el refugio que hay junto a los Lagos di Fraele. Si no tuviéramos reservado el alojamiento en San Carlo nos hubiéramos quedado allí. Como no para de diluviar y nos comentan que son 15km hasta San Carlo, todo llano o bajada decidimos salir.
 
Del frio y de los goterones que caían más que lluvia parecía granizo. Vamos todo lo rápido que nos dan las piernas para llegar a San Carlo. 

La etapa de hoy a pesar de los contratiempos la hemos podido disfrutar y como esperábamos ha sido espectacular por paisajes, divertida por el camino... una gozada, la única pena, el diluvio de última hora que nos dejo sin poder disfrutar las vistas del valle de Valdidentro.

En el hotel dejamos que nos laven la ropa y hoy no tenemos ganas nada más que de meternos en la cama y descansar. Parece que mañana el pronóstico del tiempo es mejor.
 
Ver álbum completo
 
 
ETAPA 5
 
San Carlo – Ponte Legno
73 km




Por fin nos amanece un día soleado, aunque según vayan pasando las horas, se va a ir cubriendo un poco. Como siempre un buen desayuno y un poco de limpieza de las bicis. Salimos y los cuatro primeros km son para recuperar el desnivel del día anterior (300m).

Javi y Daniel se ponen a rueda de unos ciclistas de carretera de Bélgica. Suben charlando con ellos, ante su sorpresa les están aguantando la rueda y hasta se permiten casi dar algún relevo. Tony y yo subimos más tranquilamente.

Nos dirigimos a Passo di Verva, como todos los días por un paisaje de auténtico lujo, pero esta vez la subida es más tendida y nos la tomamos de manera relajada y charlando. 
 
Nada más iniciar la bajada nos encontramos que el camino atraviesa un nevero enorme (cuatro metros de espesor), donde paramos a hacer la foto de rigor. La bajada hasta el fondo del valle será larga, rápida y de disfrutar pero a mitad de camino paramos a tomar un panini en un bar en el que nos atienden en castellano y cuando pedimos el postre nos dejan las tartas encima de la mesa para que nos cojamos el trozo que queramos... menos mal que han dado con gente responsable jejeje.
 
Afrontamos el Mortirolo, que la verdad es que se deja subir, son muchos km y con alguna cuesta dura pero se deja subir (es un decir porque como todo el viaje el plato chico y yo somos inseparables, o como diria mi amigo Booboo, con toda la vajilla puesta).
 
Javi sube a tope para tratar de coger a todos los miembros de un grupo de ciclistas que nos pasaron en el pueblo antes de empezar la subida, cuando estábamos arreglando mi pinchazo, y al final lo consigue incluso con rotura de cadena y todo. Todo un máquina!!.

Tony también sube bien y Daniel se queda haciéndome compañía a lo largo de toda la subida (nosotros también pasamos a algunos de ellos). En el puerto nos juntamos lo menos 40 ciclistas, los únicos con alforjas nosotros (en centro europa casi todos los cicloturistas van con mochilas en la espalda). Nos tiramos la foto de rigor y para abajo nuevamente.
 
En Ponte di Legno tenemos reservado un apartamento en un resort. Nos damos una duchita y paseo por el pueblo y cena en una pizzeria de nuevo. Pueblo también muy agradable y tranquilo.
 
Ver álbum complet 
ETAPA 6
 
Ponte Legno – Madonna Campiglio
59 km


 
 
Salimos pasando en primer lugar a comprar unas cámaras de repuesto que andamos escasos. Luego la subida del Passo di Tonale por carretera que se hace llevadera y permite ir disfrutando de las vistas.

Daniel y Javi se vuelven a picar con otros ciclistas de carretera, a estos si que les mojan la oreja y al final de la subida del puerto les aventajan en 200m. Y a mi sólo me sacan 7min. todo un logro para mi!!!
 
El día es bueno, pero fresquito, lo que nos obliga a abrigarnos bien para hacer la bajada toda por carretera con poco tráfico y también vistas espectaculares de glaciares y densos pinares se pasa por bonitos pueblos que recuerdana “La vida es bella”, hasta Dimaro donde paramos a comer en una especie de club de golf/centro de actividades out-door. Ya se intuyen los dolomitas a nuestra izquierda.
 
Por fin podemos echarnos una siesta tranquilamente para afrontar la última subida del día con tranquilidad. La subida se inicia por carretera, pero pronto abandonamos la carretera para subir por pista forestal hasta la cima. La subida, como todas con rampas durillas, bastantes durillas y como de costumbre, Daniel y Javi van por delante y Tony le toca esta vez esperarme.

La subida la hacemos del tirón, menos mal que es todo entre pinos y muy agradable y de vez en cuando deja ver los Dolomitas, una auténtica pasada. Ah! cuando creas que has llegado… no, todavía te quedan 100m.
 
Ya rápido nos plantamos en Madonna di Campiglio, pueblo también muy chulo y turístico. Paramos en la plaza del pueblo a tomar un appel sorle (así se pronuncia pero no se como se escribe) y al hotel, que tiene unas vistas muy buenas de los Dolomitas.

ETAPA 7
 
M.Campiglio – Lago D`idro
83 km




 
El día amanece fresco pero con buen tiempo. En Madonna volvemos a coincidir con la mayoría de los bikers que se dirigen hacia Riba di Garda para finalizar así su recorrido Transalpino. Nuestra opción es alargarlo un poco más y finalizar en una etapa más al final del Lago di Garda visitando previamente Lago D`idro.
 
Nos adentramos en el parque natural de Adamello-Brenta y tras varias subidas importantes, ya en la salida del parque, parada obligada a comer algo y no llevamos más de 20km. Aquí coincidimos con un grupo de asturianos que están haciendo otra transalpina, mucho más dura que la nuestra, puesto que todos los días les ha tocado empujar la bici y etapas de un desnivel de 3.000m.

Y ellos salían lloviera o no, pero es que están más entrenados para esto de la lluvia que nosotros. Uno de ellos había salido de Asturias en bici para juntarse con el resto en Munich, vamos que llevaba 20 días más y un montón de km en las piernas.

Después de comer seguimos bajando rápidamente hasta llegar a Bolbeno, donde cogeremos una carreterilla y luego caminillos salvando la última tachuela del día.

 Volvemos a salir a la carretera en Bondo (esta con tráfico y hay que tener cuidado que los italianos no se caracterizan, generalmente, por respetar mucho a los ciclistas) hasta Cimego donde cogemos un carril bici que ya no abandonaremos hasta el mismo Lago D´Idro (Ponte Caffaro) donde podremos disfrutar de unas bonitas vistas. El hotel está muy cerca, sólo hay que cruzar dos puentes para salvar los dos ríos que desembocan en el lago.

El hotel seguramente el más “sencillo” de todos, por la ubicación es buena y nos pilla bien para el día siguiente.
 
Ver álbum completo
 
 
ETAPA 8
 
Lago d`idro - Desenzano
84 km

Empezamos el día viendo el Lago, el cual no perderemos de vista hasta bien entrada la mañana. Los primeros km son por carretera con fuertes desniveles hasta llegar a Bondone, donde cogeremos unos caminillos que seguirán subiendo con un fuerte desnivel (salvamos 920m en 12km). Podemos disfrutar de unas vistas espectaculares del lago d´idro.

El camino se convierte en senda y hay un tramo en el que tocará empujar la bici, por el desnivel, la dificultad para ciclar y por el peligro de caída. Una vez coronado se coge una pista que rápidamente no lleva hasta Moerna y de allí por carretera hasta Capovalle donde paramos a comer porque se pone a llover. Por suerte la lluvia es sólo momentánea y cuando salimos después de un buen rato hace sol.

Haremos ya la última subida del viaje por pista, con suelo bastante descompuesto, en el que salvaremos 400m, se hace un poco pesada pero la hacemos con ánimo de que queda poco, pero…. Después de un tramo de bajada por pista nos adentramos en un sendero muy bonito, pero también técnico entre bosque frondoso, que en día de lluvia puede ser un poco bastante pesado.

En teoría es bajada pero tiene constantes subidas y bajadas con fuertes repechos que nos obligan a empujar la bici algo más de lo deseado (1,5km aprox.). Finalmente salimos a un refugio con ermita incluida y desde aquí por pista en muy buen estado hasta Toscolano di Maderno sin tocar prácticamente un pedal.

Entramos por la parte alta del pueblo, lo que nos permite disfrutar de unas excelentes vistas del lago di garda, y como no puede ser de otra manera paramos en un bar a tomarnos nuestro último “appel sorle” disfrutando del paisaje.
Creíamos haber terminado el viaje, pero nos indican que los autobuses no admiten bicis, con lo cual tenemos que hacer 25km aprox hasta Desenzano donde cogeremos el tren a Milan. Es por carretera todo el trayecto, pero esta vez, aunque no hay mucho arcén los conductores nos respetan, además vamos bastante rápido porque es completamente llano.

Nos encontramos que hay huelga de trenes y tenemos que esperar más de dos horas a que pase un tren con dirección Milán. Nos subimos en un Intercity gracias a que Javier le dice al revisor que si no nos deja subir perderemos el tren.

El día se nos ha hecho muy largo, llegamos a Milán casi a las 12 de la noche, vestidos de romanos, cansados y teniendo que buscar hotel. Cogemos uno cerca de la estación de trenes donde habíamos llegado y de donde salen los autobuses al aeropuerto, y a cenar al Mc Donald, casi lo único que estaba abierto.

El viaje ha estado muy bien, hemos disfrutado de buenos paisajes, buen comer, ejercicio y podríamos decir que hemos tenido suerte con el tiempo, puesto que sólo nos hemos “calado” un día y han estado todos amenazando lluvia o lloviendo.
 
Ver álbum completo
 
 
SI QUIERES MÁS INFORMACION:
 
Mándame un correo electrónico a: antequerae@yahoo.es

Trataré de aclararte todas las dudas que te puedan surgir, informar sobre alternativas (Fiberpass, Val d`Uina...)


1 comentario:

  1. Hola Enrique, enhorabuena por la guía de la Transalpina. En mi caso por lo menos me has metido el gusanillo. Ya he mirado los datos y no sé si me equivoco, pero comparándola con la Transpirenaica de Laparra ¿puede ser similar de exigencia física pero menos técnica? ¿Estoy en lo cierto o me equivoco? Gracias de antemano.

    ResponderEliminar