martes, 31 de marzo de 2009

Cañada Real Soriana (Logroño-Caceres en MTB)




CAÑADA SORIANA OCCIDENTAL – 2008

Un año más llega finales de abril-principios de mayo y vuelve la semana de bici, una nueva travesía, un nuevo reto, máquinas a punto bien engrasadas y un grupo de entusiastas dispuestos a devorar kilómetros y participar del buen rollo.
El trabajo empezó meses antes, la pregunta de siempre ¿dónde este año?; la respuesta como casi todas estaba en los libros, concretamente en una guía que de forma casual fue a parar a mis manos.

El nombre va dando pistas pero no todas, se trata de una cañada real; quizá ahora desconocida pero no hace tantos años fue camino de referencia para cientos de ganaderos, que en la trashumancia buscaban el pasto en zonas templadas, que en sus regiones norteñas en el crudo invierno no encontraban.

Esta actividad hoy prácticamente desaparecida, ha sido durante siglos la vida cotidiana de pastores y sus familias; a su alrededor se crearon infraestructuras y el sostenimiento de una economía en los pueblos y ciudades de paso.

Vizana o de la Plata, La Leonesa Occidental, La Leonesa Oriental, La Segoviana, La Conquense, La Galiana, La Soriano Oriental y La Soriano Occidental, son las más conocidas y principales vías pecuarias que constituyen la Red de Cañadas Reales.

Hoy nos toca a ciclistas y caminantes despertar y renovar esos caminos dormidos y casi desaparecidos en muchos tramos, un elemento cultural enriquecedor que se une a nuestras ansias deportivas.

Y ese es el reto para este año, cubrir los 800 Km. que separan Logroño y Cáceres, por la cañada; pero antes había que hacer un trabajo previo indispensable para que todo salga bien.





Mapa completo de la ruta


Aunque la guía va dando buenas referencias, eso no iba a ser suficiente este año iba a ser imprescindible el GPS; mirando con la lupa en el Google Earth y guía en mano fui encontrando o intuyendo los caminos por donde discurre la Cañada; mucha paciencia, un poco de dedicación y buenos colaboradores harían el resto; llegado el día todo estaba preparado para disfrutar y sufrir.





800 X CAÑADA
1ª ETAPA: Logroño / Villoslada de Cameros (75km)

Las ganas de empezar son tales, que ninguno se queda pegado a las sábanas; el tiempo parece que quiere acompañarnos en su mejor versión, sol temperaturas templadas y viento en calma. Somos diez los que arrancamos la travesía, repetidores de años anteriores, Javi, Santi, Manolo, Chris, y Javier; ausente el año pasado se reintegra Boo Boo.

Caras nuevas, de Zaragoza vienen Jero y José Mari, de Tudela Miguel Ángel y por un solo día nos acompañará Augusto que ejerce de guía local.

Ya desde el principio nos desprendemos de chaquetas, y es que el sol da muestras de ser el protagonista de la jornada; tomamos carretera hasta Lardero, donde nos desviamos por el camino viejo, que entre viñedos nos dirige hacia Sorzano.

Ya en el pueblo afrontamos la primera dificultad montañosa y una de las más importantes de la travesía; tenemos por delante casi 800 mts de desnivel que salvar hasta alcanzar vértice geodésico.

La ascensión es dura, sobre todo los tres primeros kilómetros sin árboles donde encontrar refugio, la entrada en un Pinar nos libera del sol mientras seguimos subiendo; cuando alcanzamos la primera cumbre sé podría pensar que ya está hecho lo más difícil, pero esto ha sido solo el principio.

Nos adentramos en el Serradero por un camino reblandecido por las últimas lluvias y nevadas que repleto de roderas se hace muy pesado.

La pista se desvía a la izquierda para bajar a Nestares; nosotros seguimos por la cumbrera por donde no existe camino y las vacas son la única referencia; una bajada casi vertical por la pradera nos regala el momento más placentero del día.

El GPS empieza a tener protagonismo, y buscamos en él las referencias de un camino que ha desaparecido; tras una nueva subida y un largo rato junto a una alambrada llegamos por fin a la pista que desciende de forma rapidísima hacia Nieva de Cameros donde paramos a comer.

Pasan de las 5 de la tarde y apenas llevamos 50 Km., y por delante hay camino, la mañana ha sido muy exigente en lo físico; Javi coge la bicicleta con ganas mientras Santi le toma el relevo con la furgoneta.

Un desvío señalizado con las marcas GR nos tiene que llevar a El; yo me quedo un poco atrás y voy observando como nos desviamos de la ruta, por delante no paran, además el camino se va endureciendo llegando a una zona boscosa con hojarasca; por fin nos juntamos y tenemos que dar media vuelta; al menos el regreso todo en bajada nos compensa el esfuerzo baldío.

Casi al principio del camino elegido vemos que el GR, se desviaba por una pequeña senda; el cansancio en muchos hace se divida el grupo, mientras tres quieren seguir por el camino, los seis restantes preferimos hacerlo por carretera.

Salvo una pequeña subida hasta El Rasillo, el tramo por carretera es reconfortante y permite refrescar las piernas; desde Villanueva una suave subida nos lleva al destino final en Villoslada de Cameros, nos restan los tres últimos kilómetros hasta el camping, en el camino vemos señalizadas huellas de dinosaurios en las rocas.

Los camineros llegan una hora más tarde, nos comentan que salvo el primer tramo, la ruta toda por bosques ha sido preciosa y ha merecido la pena. Dormimos repartidos en bungalows, se nos une Enrique que ha venido en autobús; la cena en el pueblo donde sopa y chuletón son lo más demandado.
 
LOGROÑO: Noche del jueves 24 Abril salida viernes 25 Abril
HOTEL ISASA Doctores Castroviejo, 13
LOGROÑO
Tfno: 941256599

VILLOSLADA DE CAMEROS (La Rioja) Noche del viernes 25 Abril salida 26 Abril
CAMPING LOS CAMEROS Tfno: 941747021
e-mail:
info@camping-loscameros.com
web: http://www.camping-loscameros.com/
RESERVADO: 3 Bungalows - 54 euros cada uno aprox.


2ª ETAPA: Villoslada de Cameros / El Burgo de Osma (107km)

Por la mañana nos despedimos de Augusto mientras nos dirigimos hacia Montenegro de Cameros; José Mari ha sido el afortunado en turno de chofer que evita el puerto más largo de la semana, la subida a Santa Inés.

Tras una larga ascensión llegamos por fin al collado, nos espera la furgoneta con un excelente almuerzo a base a frutas, y las famosas tortas traídas de Zaragoza.

Bajamos por una carretera sin apenas transito, ocupamos todo el ancho a tumba abierta; dejamos a la derecha el desvío a la Laguna Negra, y poco más adelante tomamos una agradable pista asfaltada hasta Vinuesa.

Recorremos el pueblo enjalonado en piedra tanto en sus calles como en sus casas, nos sorprende la grandeza de este rincón soriano.

Cruzamos el puente sobre el río Duero, y entramos en un GR bordeando el río, se nota que los madereros están trabajando por la zona y no se han molestado en limpiar de ramajes caídos sobre el camino, ello nos obliga a echarnos la bici al hombro en buena parte de la bonita senda.

Al salir de Molinos de Duero la cañada ha sido anegada por el Embalse de la Cuerda del Pozo, no queda más remedio que coger la carretera hasta Abejar; allí haremos el cambio de chofer y la parada oficial a comer.

Una pequeña subida por senda y empieza el camino a dibujarse por el sabinar de forma sinuosa; la cañada se junta con la carretera por donde hacemos el último tramo hasta Aldehuela de Catalañazor.

Nos dicen en el pueblo que la cañada por esa zona está descuidada y perdida, y que incluso han pedido ayudas a la Junta de Castilla León para su rehabilitación; como alternativa cogemos una bonita pista entre el sabinar de Catalañazor declarado reserva natural, con algunos ejemplares con más de 2.000 años.

En Abioncillo, el cordel (como así llaman a la Cañada) se adentra en el bosque y nosotros nos desviamos por un PR en buen estado aunque algo embarrado; llegamos a un collado con una pista rojiza rodeada de campos de cereal, que reverdecido en esta época engrandece el paisaje.

El resto de camino no tiene más problema pasamos por Bercebal y Bercebalejo hasta llegar por fin a El Burgo de Osma. Nos quedamos maravillados los que no la conocemos por la monumental villa, está rodeada por una muralla donde El Duero la bordea; un paseo por el centro nos deja ver que no solo en el exterior tiene su atractivo, y es el conjunto de sus calles y casas de aspecto medieval, junto con su Plaza Mayor.

Se incorpora Joaquín a la expedición, la cena como empieza a ser habitual, se convierte en uno de los motivos esenciales del día; morcillas, carnes y setas son los platos preferidos; y como no, los dos trozos de bacalao que exige Booboo como le hacía su madre.
EL BURGO DE OSMA:
HOSPEDERIA EL FIELATO Avda. Juan Carlos I, 1
42300 EL BURGO DE OSMA (Soria)
Tfno: 975 368 236
e-mail: info.@hospederiaelfielato.es
web:
http://www.hospederiaelfielato.es/

CARACTERISTICAS: Reservadas 7 habitaciones dobles
Doble 65 + iva con desayuno y triple 80 + iva


3ª ETAPA: BURGO DE OSMA - PRÁDENA

La primera parte es para enmarcar, enseguida cogemos una pista arenosa que se va adentrando en un bosque de encinas; comienza un tramo de lo más divertido, sinuoso con curvas a uno y otro lado; paramos en La Atalaya una antigua torre defensiva utilizada en la Reconquista desde donde disfrutamos de la bella vista del valle.

La continuación es si cabe aun más divertido cuando apenas queda una pequeña senda que seguir, que tras cruzar la carretera nos conduce hasta San Esteban de Gormaz. Conocida como la Puerta de Castilla, otrora contemplaba la lucha entre musulmanes y cristianos, constituida en fortaleza amurallada y sus dos castillos.

Abandonamos la villa tras cruzar el Duero, río que ya no veremos más en nuestro camino; cómoda pista hasta Peñalba de San Esteban saliéndonos del cordel y evitando la subida al Pico Turronero.


Al poco de salir del pueblo, y tras un pinchazo se rompe el grupo; quedamos en vernos en un repetidor que es visible desde el lugar.


Los que vamos por delante vemos como desaparece repentinamente el camino en un campo labrado; buscamos el camino bueno y sin darnos cuenta de nuevo se disgrega el grupo; encuentro una pista que parece nos llevará hasta la carretera que tenemos que tomar, seguimos la misma hacia Ayllón tal como estaba previsto donde se reunifica el grupo.


Como casi todos los días, vamos con retraso y paramos a hacer la comida en el pueblo; Jero toma el relevo de Chris y nos dirigimos por carretera hasta Santa María de Riaza y luego hasta Corral de Ayllón.
Por delante tenemos una nueva sorpresa con el camino; transitando por la pista nos vemos envueltos por un robledal de aspecto seco que hacen del entorno un paisaje diferente, de nuevo el camino se estrecha y se multiplican los ramales; seguimos creyentes del GPS que nos dirige sin pérdida hasta Riaza.


Entramos en otro precioso pueblo, su plaza porticada es redonda y con arena en el centro, que se aprovecha para eventos taurinos. Allí nos esperan Josico, Ángel y Fernando; adelantan su incorporación y nos van a acompañar en lo que resta de etapa; Miguel Ángel con problemas musculares y José Mari, que ha sufrido más de la cuenta llevarán la furgoneta de Josico hasta Prádena.


Se multiplican los kilómetros previstos, pero todavía nos queda por ver un nuevo entorno; casi sin darnos cuenta el paisaje no hace mucho de aspecto seco, se va transformando en húmedo sobre inmensas praderas.


Entramos en la cañada por excelencia, que por grandes espacios verdes rodeados por muros de piedra, ensancha el camino; estamos en las laderas de la Somosierra, en una sola dirección que nos guiará durante dos días más.
Nos topamos con un arroyo que baja rebosante y nos corta el paso, no queda otra que descalzarnos echarnos la bici al hombro y cruzar con agua hasta las rodillas; mi mala puntería al lanzar la zapatilla al otro lado casi me deja descalzo, afortunadamente la recoge Santi antes de ser arrastrada por la corriente.


Vemos como en lo alto de la Sierra unas nubes empiezan a descargar, la dirección de la cañada da un buen rodeo para cruzar la autovía; decidimos bajar hasta Villarejo y hacer por carretera los últimos ocho kilómetros.


Hay ganas de llegar y se va muy rápido hasta que se corta el grupo; se retrasa Joaquín que va con una tremenda pájara (es su primer día), evitamos la tormenta por los pelos mientras vamos llegando a Prádena.


Nos alojamos en una preciosa Casa Rural decorada en estilo clásico, la pega es que las duchas no dan de sí y algunos lo hacemos con poca agua y fría.

PRADENA:

POSADA EL ACEBO Rafael Matesanz, 7
40165 PRADENA (Segovia)
Tfno: 921 507 260
e-mail: acebo@tursegovia.com
web:
http://www.el-acebo.com/

CARACTERISTICAS: Repartidos en habitaciones dobles e individuales
Precio por persona con desayuno 38 € persona


4ª ETAPA: Pradena / Segovia (77km)


Con las últimas incorporaciones ya somos 14, a Enrique le toca llevar el volante y Santi ocupa el puesto de guía.

Se nota que estamos a buena altitud y hace frío por la mañana; nada más salir del pueblo nos reencontramos con el cordel que se mantiene a media ladera por la sierra.

Al igual que comprobamos la tarde anterior, es duro pedalear por la hierba, además el camino es un continuo subir y bajar; en esta zona la cañada está señalizada y aunque en ocasiones se pierde la pista, unos mojones de vía pecuaria, nos sirven de referencia.

En Navafría nos espera Enrique y tomamos un tentempié rápido; el sinuoso camino una vez más hace que los kilómetros pasen despacio.


Una alambrada corta cualquier paso y buscamos sin encontrar hacia arriba algún portillo; Santi muy decidido levanta el alambre y todos pasamos con muchas dudas, un gran rebaño vacuno que de lejos parece bravío nos da respeto; acabamos pasando muy deprisa mientras los astados nos miran perplejos.


Llegamos a Collado Hermoso y adelantamos la comida ya que en los siguientes 20 Km. no hay más pueblos; una sopa castellana es nuestro reconstituyente.


Es mi turno al volante, dejo mi bici a Boo Boo, mientras me llevo su maltrecha rueda a Segovia para que la reparen


Cuando termino de descargar los equipajes recibo una llamada de Chris, su rueda se ha desintegrado y está esperando en la carretera; manda un mensaje a su amigo Perico Delgado que nos recomienda Ciclos Morales y nos solucionen el problema.


En la tienda se apiadan de nosotros a pesar de estar a tope de trabajo, y repara ambas ruedas esa noche; lo malo es que nos retrasara en la salida, pero al menos estaremos todos.


Los demás van llegando a Segovia sin más problema, esa tarde recibimos la visita de la familia de Javi, con el inagotable Asier; también llegan Pablo y José, cuñado y primo de los Maroto, que mañana nos van a acompañar hasta Ávila.


Para la cena nos damos un homenaje en Casa Duque, como no, “Cochinillo asado”.

SEGOVIA:

HOTEL CORREGIDOR Ctra. Avila, 1
40002 SEGOVIA
Tfno: 921 425 761
e-mail: info@hotelcorregidor.com
web:
http://www.hotelcorregidor.com/

CARACTERÍSTICAS: Reformado 2007
7 habitaciones dobles, con baño y comedor
Precios: 33 € + desayuno.





5ª ETAPA: Segovia / Avila (90km)

Nada menos que quince bicicletas salimos juntos, retomando el camino por donde se llegó el día anterior. Al principio todo es subir, el paisaje sigue siendo de verdes praderas; el terreno se hace si cabe aún más duro los repechos son más largos y empinados, alguno es insalvable incluso para los más fuertes.

Hemos cruzado varios arroyos hasta encontrarnos con el embalse de Revenga; allí tenemos que remontar una de esas largas cuestas.

José Mari sufre la rotura de la patilla del cambio, una reparación de urgencia deja la cadena a piñón fijo para al menos llegar hasta la carretera; le acompaño y esperamos a Joaquín y enseguida viene a recogernos.

Llega el grupo a Los Ángeles de San Rafael, es sin duda el día que andamos con mayor retraso; apenas hemos recorrido 30 Km. en casi 4 horas, Pablo y José deciden coger el tren aquí ya que se prevé llegar muy tarde a Ávila.

Evitamos un tramo conflictivo y nos vamos por carretera hasta El Espinar tratando de recuperar tiempo; desde aquí el cordel va por carretera, los continuos cambios de rasante la hacen entretenida.

En Urraca Miguel se parte el grupo, unos seguimos por carretera mientras el resto lo hacen por la cañada; en el siguiente pueblo nos arrepentimos y tomamos también el camino, un veterano ciclista nos guía rodeando Ávila hasta Naturavila que es donde nos alojamos; el otro grupo hacen parada en la ciudad y llegan más tarde.

Luis viene de Madrid y es el último en incorporarse al expedición, a partir de aquí vamos todos hasta el final.


AVILA:
NATURAVILA Ctra. Cebreros km3.
05003 AVILA
Tfno: 902 288 388
e-mail: maturavila@naturavila.es
web:


http://www.naturavila.es/



6ª ETAPA: Avila / Guijo de Avila (111,5km)



Al poco de salir noto como el freno trasero falla, así que me voy directo a un taller; la avería es peor de lo previsto y no me queda otro remedio que cambiar todo el freno, Manolo se ha quedado conmigo y aprovechamos para comprar comida para el grupo.



Nos reencontramos con los demás en Muñico, por lo que me cuentan tampoco me he perdido gran cosa ya que buena parte ha discurrido por la carretera; tras un breve descanso, reemprendemos la marcha por la cañada, mientras Miguel Ángel se va con la furgoneta.



Comienza quizás el paisaje más evocador de la travesía, son las Dehesas en plena provincia de Salamanca.



Pronto advertimos que va a ser un tramo de navegación, y es que el camino en ocasiones no está nada claro; son múltiples los portillos que nos vamos encontrando a la par que nos adentramos en la zona de bosque de encinas.



Las lluvias de las últimas semanas han reverdecido todo el camino, es una zona ondulada y rápida para la bicicleta, pasamos por varios puentecillos de piedra que superan diversos cauces de agua; en el camino vamos dejando lugares curiosos como la iglesia de Viñegra en semirruina.



Sin duda el momento más excitante se produce cuando nos encontramos de frente con una ganadería de muchas vacas negras, y algún que otro toro, que nos hace dudar si son bravas; nuestra presencia no pasa inadvertido para el ganado y empiezan a correr a nuestro lado casi en estampida, el espectáculo es fantástico.



La jornada está resultando de lo más entretenida y lo que estamos disfrutando se refleja en las caras de todos.  Paramos en Zapardiel de la Cañada, a comer en un bar; lo hacemos todos como desesperados y es que el apetito es voraz tras muchas horas de camino.



Es uno de esos pueblos que nacieron al paso de las ganaderías y que reconocen en su propio nombre la importancia que tuvo el camino.



En Arevalillo, nos piden posar para una foto; están muy interesados en relanzar turísticamente a zona y saben que tienen en la cañada un tesoro a explotar.



Al paso por Puente del Congosto sabemos que faltan pocos kilómetros pero empieza el atardecer, Javi va calculando las horas que quedan de luz; el camino se adentra en la ribera del Tormes; es una zona muy técnica por una estrecha senda siendo una de las partes más divertidas, lo que completa una jornada increíble.



Ya casi de noche y tras 120 Km. de etapa, llegamos por fin a Guijo de Ávila, un pequeño pueblecito; nos alojamos en el Camping a orillas del embalse de Santa Teresa, dormimos en literas en dos bungalows.

GUIJO DE AVILA:

CAMPING GUIJO DE AVILA Caminio del Río s/n.
377740 GUIJO DE AVILA
Tfno.: 665952316


http://www.vayacamping.net/file.asp?par1=1237&lang=esCARACTERISTICAS: Alquiler 2 bungalows con literas de 8 personas.
Precio 9 € persona + desayuno






7ª ETAPA: Guijo de Avila / Valdeobispo (110,5Km)


El día empieza bien, y es que la factura del camping por cenar, dormir, desayunar más las múltiples cervezas nos sale a 21 eur por persona; no está mal para abaratar el presupuesto.



La carretera nacional corta el paso y nos obliga a buscar un paso subterráneo que nos desvía de la ruta. Seguimos por buenas pistas y algún tramo de carretera en las proximidades de Guijuelo famoso por sus buenos jamones; la cañada nos desvía por un bosque de fresnos y pinos mientras que el camino va desapareciendo entre piedras y hierbas.



Nos mantenemos firmes a pesar de las dudas en las líneas del GPS, y tras una pequeña bajada y pasado un portillo aparece por primera vez una ruta mucho más conocida.



Poco a poco nos cruzamos con peregrinos que hacen La Ruta de la Plata; a partir de aquí se irá haciendo cada vez más presente el camino jacobeo. Las fuertes lluvias de los últimos días han creado grandes balsas de agua en el camino, que vamos sorteando como podemos. Una fuerte bajada y un camino empedrado que bien podría ser una calzada romana, es el último obstáculo que salvamos antes de llegar a Montemayor del Rió.



Un gran castillo engalana el pueblo que supone además el punto de arranque del último gran puerto de la travesía, se trata de la subida a El Cerro.



El ascenso es difícil por el camino y en ocasiones se hace coincidente con algún torrente; no obstante lo remontamos sin mayores problemas hasta el pueblo.



Es hora de comer y lo hacemos en el bar, punto de reunión de jubilados; unas placas homenajean a los varios lugareños que alcanzaron la edad centenaria.



Contemplamos desde lo alto por primera vez Extremadura; preferimos evitar una zona complicada y damos vuelta hasta Abadía por la carretera, disfrutando de un rapidísimo descenso.



Nos desviamos por un GR que pensamos nos llevará al siguiente pueblo, el camino retorna a la carretera, si bien antes tenemos un encuentro con una piara, con un bellos ejemplares de cerdos ibéricos que hasta se dejan acariciar.



Al paso por Zarza de Granadilla no vemos a Josico con la furgoneta, por lo que pasamos de largo.



Un nuevo paso por Dehesas nos recuerda etapas anteriores, mientras se acumulan los kilómetros; tenemos un pequeño despiste entrando en una pista, y tras varias consultas acertamos con la adecuada que de nuevo es coincidente con la Ruta de la Plata.



Paso por Venta Quemada, donde podemos hablar con Josico; la falta de cobertura ha impedido hacerlo antes, faltan apenas 8 Km. que hacemos volando por una buena pista asfaltada.



En Valdeobispo nos disgregamos, seis nos quedamos en una Casa Rural; mientras los nueve restantes tienen que irse hasta Carcaboso al único hotel de la zona.



Cenamos todos juntos en el hotel, (estupendamente atendidos por cierto) es muy tarde y es que ha sido el día que más horas hemos pasado en bicicleta.VALDEOBISPO:HOSTAL CIUDAD DE CAPARRACARCABOSO (Caceres)
Tfno: 927402437 y 685869545 (Javier)
Precio: 14 € por persona + desayuno + cena; compartido con pequeña casa rural en Valdeobispo.





8ª ETAPA: Valdeobispo / Caceres (93,6km)



Nos toca a los de Valdeobispo ir hasta Carcaboso por la mañana, y desayunar con el resto de compañeros. El desvío hace que cambiemos la primera parte de la ruta, vamos por la Ruta de la Plata; que bien marcada es más fácil de seguir.



Todo discurre tranquilamente hasta que Josico sufre una rotura de cadena, y un poco más tarde es la patilla del cambio lo que le deja KO para el resto del día; afortunadamente está cerca la carretera y Ángel con la Vito acude en su rescate.



Antes de llegar a Cañaveral pasamos por un bosque precioso, que en esta estación primaveral se muestra muy florido. Hacemos la parada a comer en este pueblo; la avería de la bici de Josico lo convierte en el último chofer, habíamos pensado en dejar allí la furgoneta para acabar todos juntos el último día, pero hay cambio de planes obligado.



Después de la comida, viene un tramo con mucha piedra que sin embargo remontamos a gran velocidad; parece que estamos todos en buena forma después de tantos días y tantos kilómetros. Llegamos a un paso obligado por una carretera nacional, el embalse de Oriol no deja alternativa; un puente que es el único cruce por el río Tajo.



Curiosamente en la semana hemos cruzado tres grandes ríos nacionales; empezamos en el Ebro, luego el Duero y ahora el Tajo. Dejamos en la primera opción el asfalto y retomamos el camino, que se convierte en un continuo sube y baja hasta llegar a una loma; aquí la Cañada sigue por la carretera, por lo que la Vía de la Plata es nuevamente la mejor opción.



Desde lo alto se vislumbra Cáceres, el final está cerca; aún nos queda una pista rápida hasta llegar a Casar de Cáceres; hacemos una parada para tomar refrigerios y es que el calor hoy está presente. Resulta ya muy fácil el último tramo de la travesía, donde vuelven a coincidir la Ruta y la Cañada.



Entramos por fin en Cáceres; una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad, al pasear por sus calles y plazas uno no se extraña de tan alto reconocimiento.



La Plaza Mayor es el punto final a nuestro recorrido, no paramos de hacernos fotos con la alegría del deber cumplido La Cañada o Cordel, continúa su andadura hasta Olivenza casi en Portugal; sin embargo por esta zona muchos arribaban su final, y es que el paisaje aquí se dibuja con los grandes pastos que desde tan lejos los ganaderos buscaban.



Por el camino hemos ido dejando desde estrechos senderos hasta amplios caminos bordeados por muros; estos se han ido diluyendo al llegar a Extremadura, donde van confluyendo las diversas Cañadas que vienen desde diferentes puntos y atravesando diversas regiones; aquí la cañada se constituye en amplios prados.



Ultimo día toca cena especial en la misma Plaza Mayor, luego no hay prisas por volver, no hay que guardar fuerzas para el día siguiente; para algunos la noche se alarga hasta el desayuno.



CACERES:
ALBERGUE TURISTICO LAS VELETAS c/. Margallo, 36
10003 CACERES
Tfno: 927 211 210
e-mail: lasveletas@alberguesturisticos.com
web:
http://www.alberguesturisticos.es/CARACTERISTICAS: Precio 20 € por persona + desayuno








EL REGRESO



Alquilamos más furgonetas y nos repartimos hacia nuestros distintos puntos de origen: Madrid, Zaragoza, Tudela, Pamplona, Panticosa y Piedrafita de Jaca.



Todo llega a su fin, y uno se queda con la sensación de que ha sido todo muy rápido, sin apenas darte tiempo para asimilar todo lo visto, y disfrutado durante esos 8 días.



No podía pensar que la ruta iba a contener todo lo que más nos gusta a los aficionados a este deporte; montaña, sendas, tramos técnicos, praderas, bosques, ríos y además esas inolvidables Dehesas.



La dureza mucho mayor de lo previsto, pero salvo algún pequeño desfallecimiento, todos los hemos superado sin lesiones ni caídas importantes; las averías han estado más presentes, pero se han podido resolver por el camino. 

La convivencia un año más “magnífica”; queda patente que las preocupaciones de cada uno se quedaron aparcadas, si todos colaboran es difícil discutir; lo vivido no es fácil explicarlo pero siempre acaba siendo especial.

Un grupo con gente de diferentes puntos de origen, diversas edades, ocupaciones variopintas, (aunque la presencia de la Banca gana por abrumadora mayoría este año); tan solo hay algo que tenemos en común y es la afición por un deporte, si se nos ve desde fuera y por separado nadie diría que algo nos une.

Algunos al comenzar no conocían a nadie, y los más veteranos antes de Marruecos ni siquiera sabíamos de nuestra existencia; van pasando los años y la Travesía de Primavera se va convirtiendo en una fecha señalada en el calendario; quien lo prueba repite, y con las incorporaciones el grupo empieza a ser numeroso, algo que no altera la armonía del viaje; unos días de convivencia en los que nos convertimos en un equipo inseparable y muy unido en el que cada uno asume su papel.

Pero pronto se acaba, volvemos a nuestras ocupaciones y preocupaciones diarias, nuestras familias, amistades y nuestro trabajo vuelven a ser nuestras vidas; lo vivido en la semana queda atrás, pero muy bien grabado en nuestra memoria.

Ahora queda pensar en que haremos el año que viene; eso nos da un impulso, un salto de 365 días que salvo porque seremos un año más viejos, no nos importaría pasase muy rápido, volveremos a cruzar correos esperando de nuevo esa fecha; ¿y el año que viene? ¿Será una realidad Irlanda?, dejémoslo allí, que más da, pero que siga vivo.



IMPORTANTE


El texto de esta narración ha sido realizado por Javier Lopez , yo simplemente he publicado esta información para que esté al alcance de todos los aficionados al cicloturismo.





TRACK COMPLETO DE LA RUTA:

http://www.misrutas.net/RutasDe.aspx?id=2663&tipo=13


MAS FOTOS:

http://cid-39f1ddb0b0602868.skydrive.live.com/albums.aspxhttp://www.gps-tour.info/en/tours/107/detail.15367.html